Cómo obtener un buen historial crediticio en 3 pasos

Foto extraída del portal Pixabay

La población económicamente activa cuando empieza a tener fuentes de ingreso estables busca mejorar su calidad de vida. Su principal objetivo es adquirir y la mejor manera de hacerlo es diferir sus compras en cómodas cuotas.

Al usar tarjetas de créditos o solicitar crédito directo con una entidad financiera primero se debe evaluar el total de ingresos y gastos que se tiene para calcular que se podrá cumplir con el pago de forma exitosa y conseguir que se aumente el cupo.

Un historial financiero bien manejado está forjando una buena imagen del titular. Es el registro comercial que equivale al récord policial en la vida de un individuo.

A continuación 3 sencillas recomendaciones que te ayudarán a tener un buen historial crediticio o mejorarlo.

Foto extraída del portal Pixabay

Menos es más

Seguro habrá escuchado el refrán, quien mucho aprieta, poco abarca. Y este aplica perfecto en lo que a uso de tarjetas de crédito se refiere. No acepte más de las que puede manejar. Es preferible tener una o dos y darles el uso adecuado.

No difiera los gastos pequeños

El objetivo de las tarjetas es no desestabilizar la economía personal. Por ello no hay que satanizar a las tarjetas de crédito porque son una herramienta útil para grandes compras. Nefasto es utilizarlas para comprar a crédito productos o servicios de poco valor. Estos gastos pequeños suelen sumarse e inflar considerablemente el estado de cuenta.

Medite los descuentos

A todos les encantan los descuentos. Mientras más altos sea el porcentaje que ofrecen las tiendas más se motivan los clientes.  La razón es sencilla, lo que está detrás es la idea que se adquiere algo a menor precio del habitual.

Si  el objeto o servicio que vas a adquirir es algo que necesitas es una buena idea y si representa un ahorro si por el contrario es algo que ni siquiera contaba en tu lista de necesidades, pero lo viste en “descuento”, supone un gasto que pudo evitarse. Si te dejas llevar por la emoción te verás pagando a 3 o 6 meses algo que no necesitabas con suma urgencia.

Recuerde que más rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita. Así que la próxima vez que pase su tarjeta o solicite un préstamo asegúrese de haber ideado todo el plan para poder cumplir a cabalidad con el compromiso que asumirá.

Foto extraída del portal Pixabay

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*