¿Qué es el desarrollo del cliente? Aprende para emprender

Pensar en el cliente permite pensar en las necesidades que se debe resolver. Foto extraída de Dreamstime.

Cuando una persona desea empender debe considerar varios aspectos para lograr su objetivo. ¿Qué y cómo empezar? ¿Quienes serán los clientes? ¿Cómo será la financiación o la relación con los socios? Todos estos puntos permiten descubrir la viabilidad del negocio y la aceptación del producto en el mercado. El “desarrollo del cliente” es otro factor importante al momento de desarrollar la idea de negocio. Con este punto se descubre cual es el mercado real al que se debe dirigir el producto o servicio.

Un escrito de la Fundación Pública Andaluza indica que es una metodología creada por Steven Blank gira en torno al ciente. El objetivo es “descubrir el verdadero mercado para la empresa y el producto”. Blank creó esta metodología cuando se cuestionó sobre el fracaso de las empresas por la falta de clientes y no de productos. “¿Por qué hay procesos para desarrollar productos y no clientes?”, relata Borja Prieto, en el blog Desencadenado. 

¿Cómo descubro al cliente con el desarrollo del cliente?

Con las premisas dadas con anterioridad, se entiende que el éxito del negocio está en buscar al cliente potencial. Las personas que no tienen resuelta alguna necesidad por parte del producto o del mercado serán el objetivo. Un ejemplo sencillo para entender el concepto podría ser: una empresa ofrece productos comestibles elaborados con leche entera. La población consume los alimentos pero un grupo intolerante a la lactosa no tiene resuelta su necesidad. La solución es crear los mismos productos comestibles pero dirigidos para ese grupo.  De esta forma se resuelve la necesidad del cliente, se le da valor agregado al producto y  aumentan las oportunidades de crecimiento.

Todo este ejemplo involucra la metodología de desarrollo del cliente de forma sencilla. Una vez que se plantea la necesidad, el emprendedor decide si hay viabilidad en su negocio o si debe redireccionar su idea inicial. Recuerde que primero se debe identificar las necesidades o problemas que no están resueltos para el cliente. Luego desarrollar el producto en base al cliente y no viceversa. Medir la aceptación del producto para luego desarrollarlo de forma masiva. De esta forma se evita la inversión riesgosa o el fracaso del negocio.

Foto extraída de Pixabay.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*